102 De tus juicios no me aparté; porque tú me enseñaste.