127 Por eso he amado tus mandamientos más que el oro, y más que oro muy puro.