136 Ríos de agua descendieron de mis ojos, porque no guardaban tu ley.