3 He aquí, heredad del SEÑOR son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre.