3 No entraré en la morada de mi casa, ni subiré sobre el lecho de mi estrado;