8 Levántate, oh SEÑOR, a tu reposo; tú y el arca de tu fortaleza.