17 tienen orejas, y no oyen; tampoco hay espĂ­ritu en sus bocas.