3 Alabad al Señor de señores, porque para siempre es su misericordia.