4 Pues aun no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh SEÑOR, tú la supiste toda.