8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si hiciere mi estrado en el infierno, hete allí.