8 Guárdame como lo negro de la niña del ojo, escóndeme con la sombra de tus alas.