3 Invocaré al SEÑOR, digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos.