5 Y él, como un novio que sale de su tálamo; se alegra, como un gigante, para correr el camino.