8 Ellos se arrodillaron, y cayeron; mas nosotros nos levantamos, y nos enhestamos.