2 Dios mío, clamo de día, y no oyes; y de noche, y no puedo estar en silencio.