5 Yo me acosté, y dormí, y desperté; porque el SEÑOR me sustentaba.