31 La ley de su Dios está en su corazón; por tanto sus pasos no vacilarán.