17 Porque yo estoy a punto de claudicar, y mi dolor está delante de mí continuamente.