23 Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no nos deseches para siempre.