8 Reinó Dios sobre los gentiles; se sentó Dios sobre el trono de su santidad.