3 Mi boca hablará sabiduría; y el pensamiento de mi corazón inteligencia.