4 Porque tú no eres un Dios que ame la maldad: El malo no habitará junto a ti.