18 Si veías al ladrón, tú corrías con él; y con los adúlteros era tu parte.