3 Porque yo reconozco mis rebeliones; y mi pecado está siempre delante de mí.