2 Oh Dios, oye mi oración; escucha las razones de mi boca.