14 Porque juntos comunicábamos dulcemente los secretos, en la Casa de Dios andábamos en compañía.