8 Mi alma se apegó tras de ti; tu diestra me ha sustentado.