29 Y yo pobre y dolorido, tu salud, oh Dios, me defenderá.