21 Se desazonó a la verdad mi corazón, y en mis riñones sentía punzadas.