23 Con todo, yo siempre estuve contigo; trabaste de mi mano derecha.