3 Me acordaba de Dios, y gritaba; me quejaba, y desmayaba mi espĂ­ritu. (Selah.)