22 por cuanto no habían creído a Dios, ni habían confiado de su salud.