30 No habían quitado de sí su deseo, aun estaba su vianda en su boca,