3 Derramaron su sangre como agua en los alrededores de Jerusalén; y no hubo quién los enterrase.