10 Los montes fueron cubiertos de su sombra; y sus ramas como cedros de Dios.