8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra; porque tú heredarás todos los gentiles.