9 Mira, oh Dios, escudo nuestro, y pon los ojos en el rostro de tu Ungido.