3 Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, y dices: ConvertĂ­os, hijos de los hombres.