8 Pusiste nuestras maldades delante de ti, nuestros yerros a la lumbre de tu rostro.