8 Mas tú, SEÑOR, para siempre eres Altísimo.