11 El SEÑOR conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad.