5 Suyo también el mar, pues él lo hizo; y sus manos formaron la tierra seca.