5 Los montes se derritieron como cera delante del SEÑOR, delante del Señor de toda la tierra.