Eclesiastés 3:1

1 Para todas las cosas hay sazón, y toda voluntad debajo del cielo, tiene su tiempo determinado