Romanos 11:1-10

1 Misericordia de Dios con Israel
Entonces pregunto: ¿acaso Dios ha rechazado a su propio pueblo, la nación de Israel? ¡Por supuesto que no! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham y miembro de la tribu de Benjamín.
2 No, Dios no ha rechazado a su propio pueblo, al cual eligió desde el principio. ¿Se dan cuenta de lo que dicen las Escrituras sobre el tema? El profeta Elías se quejó del pueblo de Israel ante Dios y dijo:
3 «S
, han matado a tus profetas y derribaron tus altares. Soy el único que queda con vida, y ahora me buscan para matarme a mí también»
.
4 ¿Y recuerdan la respuesta de Dios? Él dijo: «¡No, tengo a siete mil más que nunca se han inclinado ante Baal!»
.
5 Lo mismo sucede hoy, porque unos cuantos del pueblo de Israel
han permanecido fieles por la gracia de Dios, es decir, por su bondad inmerecida al elegirlos;
6 y como es mediante la bondad de Dios, entonces no es por medio de buenas acciones. Pues, en ese caso, la gracia de Dios no sería lo que realmente es: gratuita e inmerecida.
7 Así que la situación es la siguiente: la mayoría del pueblo de Israel no ha encontrado el favor de Dios que tanto busca. Unos cuantos sí lo han encontrado —los que Dios ha elegido—, pero el corazón de los demás fue endurecido.
8 Como dicen las Escrituras:
«Dios los hizo caer en un sueño profundo.
Hasta el día de hoy, les ha cerrado los ojos para que no vean
y les ha tapado los oídos para que no oigan»
.
9 También David dijo:
«Que su mesa de abundancia se convierta en una red,
en una trampa que los lleve a pensar que todo está bien.
Que sus bendiciones los hagan tropezar
y que reciban su merecido.
10 Que sus ojos queden ciegos para que no puedan ver,
y la espalda se les encorve para siempre»
.
California - Do Not Sell My Personal Information  California - CCPA Notice