29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí.