39 Por tanto, hermanos míos, anhelad el profetizar, y no prohibáis hablar en lenguas.