1 Que todo hombre nos considere de esta manera: como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.