34 y sus intereses están divididos. Y la mujer que no está casada y la doncella se preocupan a por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.