31 Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquiera otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.
32 No seáis motivo de tropiezo ni a judíos, ni a griegos, ni a la iglesia de Dios;